Rompiendo las Reglas de la Moda

Los cinco pecados del estilo masculino

Cortesía de Imaxtree

La moda masculina moderna está repleta de reglas: algunas de estas no están destinadas a romperse, pero otras definitivamente sí.

Con esto en mente, hoy presentamos cinco de los artículos más difamados del guardarropa masculino y considerados como "faux pas", ilustrando cómo se pueden utilizar en el ambiente contemporáneo de una manera juvenil y rebelde.

1. Pantalones y shorts cargo

No podríamos comenzar esta lista sin el agresor principal. Los pantalones y/o bermudas cargo encabezan esta lista debido a su asociación a la pieza predilecta de los papás nada cool y el estereotípico "look de turista". Pero eso ni siquiera es tomado en cuenta el hecho que son voluminosos en áreas del cuerpo masculino que no deberían de tener volumen, poco halagadores en todo tipo de cuerpos y se oponen directamente a la silueta moderna que se lleva con cortes más slim y siluetas estilizadas.

Shorts cargo de Roberto VerinoCortesía de robertoverino.com

Sin embargo, la esperanza de portar este artículo tan utilitario de una manera contemporánea y a la vez halagadora no se pierde por completo. Durante varias temporadas, el pantalón cargo ha experimentado una transformación muy moderna por parte de grandes diseñadores, con cortes actuales, bolsillos más delgados y piernas más estilizadas.

Pantalón cargo de Dolce & Gabbana Cortesía de mrporter.com

Cuando se trata esta prenda, no hay necesidad real de bolsillos adicionales, solo alteran erróneamente las proporciones, así que opta por versiones limpias y cortes que se ajusten a tu cuerpo. Combínalos con piezas de sastrería relajada o con tu sudadera para un look más deportivo.

Pantalón cargo de Dior HommeCortesía de dior.com

Como último consejo, dale un par de vueltas al dobladillo del pantalón para hacerlo ver más juvenil.

Pantalón cargo de PradaCortesía de dior.com

2. Joyería

Además de un reloj de pulsera clásico y un anillo minimalista, las joyas en los hombres siempre han sido un tema divisivo. Sin embargo, esta ideología sobre la joyería ha comenzado a suavizarse en los últimos años. Las pulseras, anillos, collares y hasta aretes han crecido en popularidad, lo que significa que adornarse con divinos metales ya no es un tabú.


Brazalete de CartierCortesía de cartier.mx

No importa que tan alternativo seas, la joyería a menudo ofende cuando se usa en exceso. Apilar el brazo hasta el codo con pulseras, los dedos llenos anillos, miles de collares o las cadenas ultra gruesas no contribuyen mucho a crear un atuendo moderno. De hecho, solo sirven para marcarte como un hombre que no tiene ni idea sobre la sutileza, sofisticación o el buen vestir.

Brazalete de Saint LaurentCortesía de ysl.com

Restringirse a portar un máximo de dos piezas es la forma más fácil y básica de adoptar esta tendencia creciente en el departamento de los accesorios masculinos. Optar por pulseras y anillos es significativamente más fácil de usar que un collar llamativo, así que comienza con poco y aumenta tus niveles de confianza.

Brazalete de CartierCortesía de cartier.mx

Las piezas minimalistas de cuero de Alexander McQueen o las metales preciosos de Cartier son atemporales y agregarán una sensación masculina discreta, mientras que las más coloridas son menos versátiles, pero expresan individualidad y se pueden usar para inyectar un toque de personalidad.

Brazalete de ScappinoCortesía de scappino.com

Finalmente, la decisión repentina de usar un anillo en cada dedo y un par de collares en capas uno encima del otro levantarán algunas cejas y parecerán incongruentes; no hace falta decir que los rosarios, collares de dientes de tiburón y las pulseras de concha deben dejarse en el olvido -no importa si las ves en tu artista/influencer favorito- recuerda que cualquier accesorio que decidas agregar a tu atuendo debe ser una extensión de tu personalidad.

Anillo de Bottega VenetaCortesía de farfetch.com

3. La camisa de fiesta

Tradicionalmente, son innecesariamente llamativas, llenas de logotipos y, en algunos casos, presentan una cantidad excesiva de detalles o estampados. Esta pieza digna de un pavo real ha sido un elemento básico (y un pecado) de la vida nocturna durante mucho tiempo.

Camisa de PradaCortesía de prada.com

Si aún así decides portar una de estas a durante una noche con tus amigos, recuerda que no todas las camisas son iguales. Elige el estilo correcto, y esta prenda inyectará a tu atuendo un sentido de individualidad y te ayudará a sobresalir sin esfuerzo dentro de la multitud.

Camisa de Dolce and Gabbana Cortesía de farfetch.com

Cuando consideres comprar una camisa de fiesta perfecta, evite a toda costa los botones y adornos excesivos, logotipos gigantes y costuras contrastantes. Con estos detalles fuera del camino, ¿qué es exactamente lo que deberías estar buscando?

Camisa de Gucci Cortesía de gucci.com

No abandones el buen gusto, los patrones sutiles y clásicos a escala más pequeñas son más fáciles de portar, y si se obtienen en colores neutros son perfectos a la hora de escoger esta prenda. Los estampados o colores llamativos no son necesarios y no encajan con la idea de modernidad juvenil actual.

Camisa de Fendi Cortesía de mrporter.com

Seamos realistas, la camisa de fiesta está a la altura de los calcetines con sandalias cuando se trata de los pecados del estilo, todo tu guardarropa debe ser lo suficientemente versátil como para pasar sin problemas del día a la noche. En segundo lugar, busca estilos que estén bien proporcionados, que se ajusten perfectamente a tu cuerpo y tendrás asegurada una pieza statement que atraerá la atención (en el buen sentido).

Camisa de Loewe Cortesía de farfetch.com

4.- Sastrería con zapatos deportivos

Con una gran cantidad de despistados transeúntes que se ponen zapatos deportivos con su traje durante su trayecto al trabajo, hay un poco de razón detrás de todo el odio hacia esta combinación que ha tenido una mala reputación a lo largo de los años.

Zapatos deportivos de Hugo BossCortesía de hugoboss.com

A pesar de este atroz delito de la moda actual por parte de miles de oficinistas y el odiado "look godín", el uso del traje con calzado deportivo no están muertos. Sin embargo, requiere que obtengamos ambos componentes correctamente. Si la yuxtaposición de lo casual y lo formal es demasiado extrema, arruina por completo la estética.

Zapatos deportivos de Vans Cortesía de vans.com

Comienza con el traje, opta por versiones suaves y no estructuradas en cortes slim y modernos que lo rezuman a una elegancia relajada. Optar por un color poco convencional como el verde oliva, el vino o el azul petróleo es otra forma fácil de llevar la formalidad del traje a un nivel más simple.

Zapatos deportivos de Dior Homme Cortesía de dior.com

La segunda decisión es la elección del calzado deportivo, mantelos simples, clásicos y refinados. Considera alejarte en esta ocasión de los clásicos Chuck Taylors de Converse sucios, rotos y mal olientes y, en cambio, opta por diseños limpios en materiales de primera calidad como la gamuza y el cuero. Siguiendo con Converse, el Jack Purcell es una silueta mucho más apropiada, así como los clásicos Slip-On de Vans o Sambas de Adidas que agregan un poco de jovialidad a esta combinación, mientras que marcas más exclusivas como Common Projects, Lanvin y Tom Ford producen una excelente selección de "calzado deportivo para adultos": estilizados y elegantes con logotipos/adornos mínimos.

Zapatos deportivos de Saint LaurentCortesía de ysl.com

Finalmente completa este conjunto formal-casual abandonando la corbata, cambiando la camisa por una camiseta básica o una polo tejida. Bajo ninguna circunstancia consideres llevar tu calzado deportivo con la sastrería tradicional de corte extra formal.

Zapatos deportivos de ScappinoCortesía de scappino.com

5. Sombreros de ala ancha

Pocos accesorios tienen la capacidad de arruinar todo un atuendo tan rápido como un sombrero horrible, especialmente si hablamos de un fedora.

Soombrero de Yohji YamamotCortesía de farfetch.com

A pesar del estigma que ahora se atribuye ampliamente a estos estilos, los sombreros de ala ancha han estado disfrutando de una exposición positiva con muchos diseñadores –mención honorífica para Saint Laurent- conscientes del estilo que demuestran cómo llevar a cabo este clásico desafortunado.

Sombrero de Saint LaurentCortesía de ysl.com

Hay dos requisitos previos para usar un sombrero: confianza en sí mismo y un diseño con materiales de alta calidad y acabados lujosos. Si no tienes la confianza para ponerte ese sombrero de fieltro italiano hecho a mano, entonces simplemente lucha para fingirlo. Úsalo con orgullo y al instante te dará un toque atrevido y aventurero a cualquiera de tus conjuntos.

Sombrero de Gucci Cortesía de gucci.com

Con el clima extremadamente cálido es demasiado tentador portar un accesorio que no solamente te protege de los efectos dañinos del sol a tu piel y que al mismo tiempo te inyecta un toque cool, considera un diseño Panamá para un accesorio fuerte y apropiado para la temporada de calor y cambiando por un fedora de ala ancha en gamuza para la temporada invernal.

Evita a toda costa otros accesorios innecesarios que le quiten protagonismo a este artículo que roba miradas por si mismo, portándolo con tus skinny jeans favoritos, una t-shirt básica o tu biker jacket favorita para recrear ese look tan Saint Laurent que tanto amamos.

Sombrero de Nick FouquetCortesía de farfetch.com

El gusto de cada individuo y su estilo personal juegan un papel importante en la superación de cualquier obstáculo a la hora de romper cualquier regla en el mundo de la moda. Así que olvídate de las connotaciones negativas de cada una de estas piezas y considera agregar una a tu guardarropa este año.

Cuando se hace bien, llamarán la atención en lugar de levantar las cejas.