Cada temporada, siempre hay una tendencia rezagada (a menudo con mucha razón) a la que los diseñadores desempolvan, sacan de los archivos y envían a la pasarela de una manera brillante y nueva. El resurgimiento irreverente de esta primavera: la playera polo. La camiseta que todos poseíamos años atrás, probablemente en un arcoiris de colores, está de moda de nuevo. Esta vez, se siente más sofisticada y refinada que en aquellos estereotipos de looks universitarios. Pórtala con un par de shorts y brogues coloridos, o de una manera más elegante con un par de pantalones cuadriculados y zapatillas deportivas. Solamente no utilices el cuello parado.

Desde su inicio en las canchas de tenis a principios de 1900, cuando se conoce como la camiseta petit piqué (cortesía de René Lacoste), la camiseta polo ha sido el símbolo casual y deportivo marcador de buenos modales, estilo pulcro, y sobre todo-representativo del golf.

Las camisetas no son las prendas más juveniles y modernas, lo que las hace ser una prenda cool si se sabe combinar. Son una pieza inesperada que sólo parece difícil de portar, lo que las convierte en una elección atrevida: las versiones ajustadas se sienten súper retro y se ven muy bien fajadas en pantalones de cintura alta. Las polos holgadas, por otra parte, son atrevidas, están orientadas al aspecto cómodo, y juegan con el irónico "look de papá" que parece ser el estilo de moda. Y mientras que algunos de nosotros estamos encantados vistiéndonos como nuestros padres, eso definitivamente no es lo más estético para todos. Eso no significa que tenemos que renunciar a esta prenda.

Retira tu camiseta desgastada y sigue la tendencia que todos están usando: la polo. Se muestra fuertemente en las pasarelas de Marni, Prada y Zegna, esta prenda preppy ha sufrido un notable y agradable cambio de imagen.

Diseñadores:

Bode, Charles Jeffrey Loverboy, Dolce and Gabbana, Ermenegildo Zegna, Feng Chen Wang, Jordan Luca, Liam Hodges, Ludovic de Saint Sernin, Marco de Vincenzo, Marni & Prada.