Platicamos con Nick Murphy

"Del pasado al presente: Run Fast Sleep Naked"

Fotografía: Willy Lukatis

Mítico, mágico y sin filtros es como el álbum de Nick Murphy se siente. "Run Fast Sleep Naked" es el compilado de Nick Murphy (Chet Faker) que contiene 11 temas románticos, eclécticos pero sobretodo, existenciales y adictivos.

A pocos meses del lanzamiento, el australiano ha estado rodando sus nuevas creaciones musicales por el mundo y uno de los lugares claves para presentarlas fue The Wiltern, en Los Ángeles, Ca. en donde iluminó a la audiencia angelina con temas clásicos y de su nueva producción. Poco después tuvimos la oportunidad de platicar con él.

" Run Fast Sleep Naked"fue un título que estuvo desde el principio de mi carrera, de hecho asi se iba a llamar mi primer álbum, tan solo que lo había olvidado. He estado viajando y hace poco volví a casa de mi madre, visité los lugares donde inició todo y fue curioso que ese título reflejaba cómo me siento en este punto de mi carrera" – nos contó.

Temas como "Dangerous", "Never No", y "Some People" nos remiten al estilo nostálgico de Faker, mientras que "Sanity", "Yeah I Care" y "Sunlight" imprimen un nuevo estilo desenfadado y natural, que incluso pueden llegar a vestir de pop experimental. Y es que nos contó que dejar atrásel nombre "Chet Faker" ahora nos muestra a un Nick más transparente.

Nuevo disco, nuevo nombre y también el haberte mudado de Australia a Nueva York ¿Ha moldeado tus preferencias escénicas actuales? ¿Prefieres los conciertos masivos o más íntimos?

"Honestamente estoy en un punto de mi vida en el que disfruto mucho más los conciertos pequeños, es ahí donde me puedo conectar con la gente. Pero quien sabe, la vida gira y puede ser que el siguiente año prefiera los conciertos masivos. Todo puede pasar"- afirmó.

Actualmente Nick Murphy sigue transformándose, explorando y componiendo de todo aquello que le da vida. Continuará su gira por toda Europa durante el mes de octubre en países como Portugal, España, Holanda, Alemania y Polonia.

Fotografía: Willy Lukatis