Lo que nos dejó la última edición de Lollapalooza 2019

latinos triunfando, nuevas promesas musicales y uno que otro desencanto...

Photo Credit: Erika Goldring for BMI

Creado por Perry Farrel en 1991 como un festival en constante tour, el día de hoy podemos confirmar que después de 25 años Lollapalooza sigue siendo uno de los eventos musicales/culturales más importantes, innovadores, originales y divertidos que existen en el mundo.

Lollapalooza 2019foto por Esteban del Arco

No sé si lo sepan, pero Lolla fue pionero en muchos aspectos que hoy son clave en la mayoría de los festivales de música, por ejemplo fue el primer festival que ofreció un lineup lleno de música de diferentes géneros, el primero también en viajar por el mundo, el primero que se extendió a múltiples días, el primero en introducir un segundo escenario, el primero en mezclar arte y activismo en un sólo lugar, el primero en eliminar por completo sus emisiones de carbono, el primero en poner música electrónica en un escenario principal, el primero en crear un ambiente familiar con actividades y programa completo para niños, el primero en establecerse en el mero centro de una ciudad y también el primero en expandirse internacionalmente rompiendo fronteras territoriales y sociales. Increíble ¿no?

Niños disfrutando de Lollapalooza 2019foto por Esteban del Arco

Por si todo esto fuera poco, el día de hoy Lollapalooza se lleva a cabo año con año en el Grant Park de Chicago y siéndole fiel a su original espíritu nómada, también se celebra en ciudades alrededor del mundo como Chile, Argentina, Brazil, Alemania, Francia y Suecia, estableciéndose como toda una institución musical que atrae a fans de todos los Estados Unidos y del mundo.

Gracias a su expansión del cuarto día en el 2016 como parte de la celebración de su 25 aniversario, los asistentes pudimos disfrutar de poco más de 170 bandas repartidas en ocho escenarios y este año, hubo mucho de qué hablar.

Fans con outfits de ensueñofoto por Esteban del Arco

El acto más concurrido de esta edición fue el de Childish Gambino. Y cuando decimos concurrido lo decimos en serio, nos referimos a que una cantidad realmente abrumadora de gente se reunió en el parque para verlo. Llevamos ya algunos años cubriendo festivales y eventos de música alrededor del mundo, y honestamente, nunca antes habíamos visto a tanta gente reunida por un solo artista, así de concurrido fue.

La verdad no era para menos, el actor, director y escritor, Donald Glover, prometió al inicio de su set crear toda una experiencia, y fue exactamente lo que logró. Con un coro gospel de unas siete personas, algunos bailarines de diferentes tamaños y aspectos, y una de las bandas más impecables que hemos escuchado, logró convencer al público de bajar un poco sus revoluciones y disfrutar de una noche melódica, llena de vibras positivas y mensajes con espíritu revolucionario.

Abrió su set con "Altavista" y pidió al público admirar el paisaje nocturno de la ciudad con él, portó su look favorito: pantalón holgado, torso al descubierto y peinado alborotado. Conforme avanzaba la noche fueron llegando "Sober," "Worldstar," "Feels Like Summer," "V.3005," "Me and Your Mama" y finalmente los hits más esperados "Redbone" y "This Is America."

Caminó entre el público y se tomó selfies con más de un fan, además habló sobre temas sociales entre los que destacaron la paz, igualdad y unidad. Sus movimientos fluían a la perfección con las notas, su expresiva voz entonaba sin falla y logró una conexión única con el público que hizo que los más de 75 minutos que estuvimos parados en medio de la multitud valieran totalmente la pena.

Algunas horas antes ya se había subido al escenario durante el set del prometedor rapero 21 Savage's y juntos interpretaron su canción colaborativa "Monster". Se sincronizaron enfrente de una escenografía de escalera en forma piramidal que se asemejaba a un volcán en erupción y mientras hacían las rimas suyas el público enardecía. Checa cómo se vivió el glorioso momento.

Había quien esperaba la aparición del nativo de Chicago Chance The Rapper en algún momento de la presentación, pero nunca llegó. A donde sí llegó fue al set de Death Cab for Cutie para tocar su colaboración "Do You Remember". Parecería un poco extraño que dichos artistas se unieran y sonaran tan bien juntos, pero la verdad es que lograron crear una melodía suave, nostálgica, con mucho soul y dulzura, que honestamente funciona como una armonía perfecta. No pudo haber mejor debut para el track que el viernes durante el festival, pues Chance se remonta a hablar sobre su vida en la ciudad de Chicago y sobre los buenos recuerdos que tiene de aquella época . Por cierto, el rapero acaba de estrenar su album "The Big Day" con apariciones realmente serias, entre ellas Nicki Minaj, Shawn Mendes, John Legend. Además los visuales son realmente una joya.

Tame Impala se vio un poco en desventaja pues tocaron al mismo tiempo que Childish Gambino, sin embargo eso no impidió que tuvieran un set tan impecable como llamativo. Los australianos son una de esas bandas que suenan exactamente, o hasta mejor que en grabación, y que lo hacen cada vez que se presentan. Obviamente es un esfuerzo en conjunto con su equipo de ingenieros y staff, pues uno no funcionaría igual sin el apoyo del otro. Lollapalooza 2019 no fue la excepción, su juego audiovisual sirvió como complemento perfecto para la noche indie-psicodélica.

Por otro lado, como latinos no podemos esconder el orgullo que sentimos de ver a J. Balvin en el escenario. Y es que como una de las figuras más prominentes del género urbano, se ha encargado de elevar el estatus del mismo a género universal, llegando a los venues más importantes del mundo y teniendo como espectadores a personas de cualquier nacionalidad. Ya no sólo se escucha reggaetón, trap, bachata y salsa entre los latinos, ya tampoco existen fronteras para la música en español y el colombiano es la prueba. Siendo el primer headliner proveniente de Latinoamérica en Lollapalooza, su set se llevó el estatus de "el más prendido del fin de semana".

"¿Dónde están mis latinos?", gritó J. seguido de un ensordecedor grito que retumbó hasta el centro del Grant Park. En ningún otro set hubo tanto baile como en el suyo, ni tampoco banderas, la mayoría eran provenientes de diferentes países de Latinoamérica que el cantante se encargó de nombrar uno a uno para escuchar la respuesta de cada nacionalidad presente. Mandó, como muchos otros, un mensaje al presidente: "Hay que decirle al señor Trump que libere a los niños que están en la frontera, que los devuelvan a casa".

Cantó sus éxitos "Ginza", "Con Altura", "Safari", "No es justo", "I Like It" y "Machika", así como algunos de sus más populares remix como "Contra la pared", "Mi cama", "Sensualidad" y "Baila Baila Baila". Además homenajeó a Daddy Yankee haciendo un cover de la "Gasolina" y un momento para la historia, trajo a dos de sus grandes amigos y exponentes urbanos, Wisin y Yandel, juntos interpretaron el ya clásico "Rakata".

Otra latina que hizo de las suyas fue Rosalía, la estrella pop española que mezcla flamenco con reggaetón y enchina la piel a cualquiera, se la pasó pidiendo perdón por su inglés, sin percatarse de que a la gente poco le importaba eso, estaban ahí para escuchar su poderosa voz entonar las canciones más románticas en español. Su traje verde pastel en combinación con sus atrevidos pasos sobre el escenario dejaron a más de uno anonadado. Tenemos bastante claro porqué el género latino es el que más crecimiento tiene en la actualidad en E.U.A.

Salimos siendo fans de The Revivalists, la banda de rock de la que todo mundo está hablando. Provenientes de Nueva Orleans, y fieles a sus raíces, mezclan metales con guitarras eléctricas creando sonidos perfectamente balanceados con letras cargadas de mensajes. Su hit "Wish I Knew" llegó a ser multi platino y los colocó en el radar de los críticos y melómanos. David Shaw, vocalista principal, vistió un jersey rojo de Chicago Bulls y no paró de recorrer el escenario de un lado a otro. Tocaron también "All My Friends", "Upright", "Change" y "Keep Going" con una imagen detrás que leía "END GUN VIOLENCE", pues se presentaron al día siguiente del tiroteo ocurrido en El Paso. Pidieron al público no dejarse llevar por los mensajes de odio y se unieron a las súplicas por leyes más estrictas en cuestión de venta de armas. Si no los has escuchado, dales una oportunidad, no te arrepentirás.

The Revivalistsfoto por Esteban del Arco

The Revivalistsfoto por Esteban del Arco

Cerca de 120 mil espectadores se reunieron día con día en el parque, y hubo quien eligió ver a los clásicos como Perry Farrell's Kind Heaven Orchestra y Slash ft Myles Kennedy and The Conspirators. Los primeros dieron un espectáculo de primer nivel como siempre, la agrupación en la que el líder de Jane's Addiction comparte escenario con su esposa Etty Lau, así como con dos guitarristas, un bajista, un tecladista, un dúo de cuerdas y varios bailarines, dejó claro que se sentían como en casa, agradeciendo al público el estar presentes tanto en su set como en el festival. Como buen rock-star, elevó los decibeles y sacó humo del escenario.

Los segundos dejaron algo que desear, su sonido era súper ensordecedor -y no en el buen sentido- y se sentían todos los instrumentos encimados, como una bola de cuerdas y percusiones de la que sólo sobresalían las guitarras de Slash al máximo volumen y la voz de Miles. Nada espectacular, sin embargo, hubo quien recordó momentos de antaño mientras veía a su ídolo.

Hozier nos dió una sorpresa, pues su set estuvo bastante retacadado de fans que corearon casi todas sus canciones, su sonido estuvo impecable y completó el momento perfecto trayendo a Maggie Rogers al escenario para entonar juntos "Work Song". El irlandés tiene una de esas voces que reconoces al instante e hizo uso de ella para atraer gente a su set, pues en cuanto empezó a cantar todos corrieron al T-Mobile stage y no se movieron hasta que terminó.


Hozierfoto por Esteban del Arco

The Stokes tuvieron unos de los shows más divididos del fin de semana, pues hubo a quien le encantó y quien sintió cierta apatía y pocos ánimos por parte de la banda. En lo personal sentí que fue un buen set, tocaron todos su éxitos, se detuvieron para hablar entre canciones y sirvieron como aire fresco en un día en el que reinó el género electrónico. "Last Nite", "Someday", "Hard to Explain", "Reptilia" y "You Only Live Once" fueron de las canciones más cantadas del festival. Además la banda en general sonó impecable, con eso me bastó.

The Strokesfoto por Esteban del Arco

Precisamente, en el escenario de música electrónica "Perry's", uno de los DJ's que sobresalió del resto fue Deorro. De origen mexicano, crea sets únicos en los que mezcla cumbias y género urbano con pistas electro que intentan recrear momentos como "quinceañeras, bodas, bautizos y primeras comuniones..." en sus propias palabras. La verdad es que nunca se nos hubiera ocurrido que este tipo de beats tuvieran tanto éxito en un festival, pero después de presenciarlo nos dimos cuenta de porqué es considerado como uno de los músicos y productores más importantes de los últimos años. Su remix de "Five Hours" con Chris Brown hizo temblar el suelo, literal.

Deorro en el TOYOTA MUSIC DENfoto por Esteban del Arco

También concede peticiones a través de Twitter durante todo su show, así que ya sabes qué hacer cuando compres boletos para ir a verlo. Poco antes había estado en el TOYOTA MUSIC DEN, en donde tocó un pequeño set y convivió con fans de distintas nacionalidades. Los latinos predominaron y Deorro hizo gala de su impecable español.

Deorro durante Lollapalooza 2019foto por Esteban del Arco

El multi-instrumentalista Max Frost tuvo nada más y nada menos que 3 presentaciones en el festival. Una en el TOYOTA MUSIC DEN, otra en el T-Mobile stage y la última en el VIP Lolla Lounge. Las tres con la misma energía que lo caracteriza. Empezaba en las percusiones, después se pasaba a algún instrumento de cuerdas y luego comenzaba a cantar. Un set muy dinámico con canciones que le sacan una sonrisa a cualquiera. Entre nuestras favoritas estuvieron "Good Morning" y "Money Problems". El público sustituyó al coro gospel de la primera canción y en ocasiones también a las percusiones.

Max Frost en el TOYOTA MUSIC DENfoto por Esteban del Arco

Y representando el lado más romántico del festival estuvo Alejandro Aranda, aka Scarypoolparty. Originario de Pomona, California, saltó a la fama gracias a la última temporada del reality show American Idol, de la cual resultó sub-campeón. Su talento es innegable, pero su trabajo, dedicación y esfuerzo es lo que lo puso en donde está, ese lugar privilegiado en el que grandes estrellas como Lionel Richie elogian su trabajo y lo apoyan en su carrera al estrellato. "Out Loud" fue la canción con la que audicionó en el concurso y su hit más famoso hasta el momento, pero ya se encuentra en el estudio preparando material discográfico que irá estrenando en lo que queda del año. También viene un video musical y giras por Norte América. Esperamos tener la oportunidad de volverlo a ver pronto.

Scarypoolpartyfoto por Esteban del Arco

El BMI stage merece una mención especial. El escenario patrocinado por la agencia de management, promotora y editora musical de algunos de los artistas más grandes de la historia, se encarga de apoyar al talento emergente durante los 4 días del festival. Cada artista que eligen cuenta con el potencial para convertirse en una mega estrella, y lo mejor es que incluyen un poco de diferentes géneros musicales. Este año por ejemplo, algunos de los invitados más sobresalientes fueron nothing,nowhere, GOTHBOICLIQUE, LIILY, The New Respects, Ama Lou, Tayla Parx, Coi Leray y Harry Hudson acompañado por nada más y nada menos que Jaden Smith. Checa la galería de actos aquí:

Photo Credit: Erika Goldring for BMI

Harry Hudson performing on the BMI Stage at Lollapalooza

Finalmente no nos queda más que resaltar los logros de Lollapalooza a lo largo de los años, y es que desde el 2010 la empresa ha traído más de 1.445 miles de millones de dólares en total a la ciudad de Chicago. Sólo en el 2018, dejó una derrama de más de 247 millones en la economía local y se pronostica una suma similar para el 2019. Se crearon nuevos trabajos, se beneficiaron comercios y se alegró la vida de miles de asistentes... ¡No podemos esperar para el siguiente año!