La Última Gran Fiesta De La Década En México: Trópico 2019

El festival en la costa cerró los 2010´s con broche de oro.

Eduardo Lara @lalolarete / Nylon Español

Trópico es uno de los festivales mexicanos que se deben de experimentar al menos una vez en la vida. Toda la vivencia que se vive dentro del Hotel Pierre Mundo Imperial hacen que valga la pena escaparse a la costa de Acapulco, Guerrero.

Desde 2013 Trópico se ha dedicado a crear una festividad muy fuera de lo común a cualquier otro festival del mundo, y este año no fue la excepción. El 6, 7 y 8 de diciembre sucedió la edición que cerraría la década de los 2010´s con éxito. El cartel de este año estuvo conformado por una cuidada selección de música que va desde la electrónica y dance, hasta rock alternativo pasando por chicha y cumbia; pero sin dejar atrás el reggaetón. Y es que esto es lo que más identifica al talento que se presenta en Trópico: es fresco y contemporáneo, actual y joven.

La presentación de The Rapture, los headliners de la edición de este año, desbordaron energía por todo el escenario y contagiaron a los fans de alegría que sin duda ya llevaban rato esperando verlos en vivo. Deerhunter fue una extraña combinación entre la brisa del mar y el sonido de las olas (ya que el mar estaba a unos cuantos metros de distancia), junto con sus guitarras distorsionadas que crean un shoegaze lento y dreamy. Señor Coconut puso a todo Trópico a bailar con su electro-mambo y sus covers a canciones populares que fueron desde Prince, Daft Punk, y Kraftwerk.

Pero tal vez el lado más fuerte del festival fue el talento joven, iniciando con el DJ y productor Uzielito Mix, una de las voces más fuertes y provenientes del reggaetón actual.

O Aquihayaquihay, un grupo de cantantes que juegan con el R&B y un poco de rap/trap.

También destacó la banda neoyorquina Seedy Films, una banda de garage y punk que, a pesar de desentonar un poco con la línea del festival, sin duda son una de las bandas a las que debemos poner atención.

El ambiente que se respira en Trópico es muy a gusto y acorde a la vibra del festival. Todo mundo está relajado intentando sacar lo mejor de la experiencia, ya sea con amigos o en la música. Si eres seguidor de cierto artista es muy sencillo que puedas terminar hasta delante del escenario para disfrutar la presentación. O si sólo quieres pasar un buen rato con tus amigos mientras bailas lo puedes hacer tranquilo en el fondo donde también la pasarás bien.

La experiencia del festival también va en la variedad gastronómica y de bebidas que encuentras dentro, y en la intimidad todo: los sets son muy cercanos con el público, y la construcción de los distintos escenarios los hace inmersivos. Y a la par, no podemos evitar mencionar que su sede, el Hotel Pierre Mundo Imperial, uno de los sitios con mayor prestigio de Acapulco, hacen que la experiencia sea placer puro.

Trópico es un festival que creó una nueva formula para hacer festivales: tomar un concepto de lujo y hacerlo accesible para alguien de la Ciudad de México y al rededores, agregar música de vanguardia contemporánea y algunos artistas de culto, y hacer que toda esta experiencia sea completada por una cosa muy sencilla: la compañía. Y es que eso es lo más vital para entender la experiencia del festival, no importa cuanto calor haya en la playa, el verdadero calor que necesitamos es el que nos dan nuestros amigos y compañeros de aventuras que nos acompañarían a la costa de México para vivir una experiencia totalmente nueva.

Sin duda esta fue una manera excelente de cerrar la década, y también ya nos urge Trópico 2020. Pero mientras tanto te dejamos nuestra galería de fotos del festival. Fotos por Eduardo Lara (@lalolarete)