Siempre, girl

Una entrevista con Jesse Baez rumbo a Sónar México

Cortesía: Sónar México

Empezamos donde muchas historias arrancan, en un camino a medio andar. Jesse tomó una decisión con una meta muy clara: escribir y cantar. Él nació en Chicago, pero vivió casi toda su vida en Guatemala, y desde hace un par de años se ha vuelto un trotamundos (como todos los músicos) basado en Los Ángeles. Pasó por México brevemente para empezar a impulsarse y lo consiguió entrando a Finesse, de donde salió para encontrarse con una oferta de Universal Music que no pudo resistir.

Este es un camino que ya han caminado muchos, pero que pocos han logrado terminar, como él me dice: "A veces te enamoras de la idea de que te firmen y algunas veces ese discurso te hipnotiza un poco y no te hace darte cuenta que en realidad tienes que tomar el tiempo de analizar las opciones y que al final de cuentas estás formando un contrato que alguien más también te puede ofrecer." Sin embargo, la oferta para Jesse llegó con el beneficio adicional de poder trabajar con su propio equipo, lo cual hizo de la transición una más suave, más familiar. "Finesse pasó de ser una disquera de productores a ser una disquera de artistas y creo que no supieron manejar esa decisión las personas encargadas porque empezó a ponerse tenso todo."

Con su equipo él trabaja las canciones y la producción con el equipo, siendo Jesse quien toma las decisiones de hacia dónde lleva su música. Es grato ver como un ámbito en el que muscas ocasiones parece desvirtuar el proyecto de los músicos está dejando respirar a los artistas para mantener en vida su esencia. "En algunas ocasiones las disqueras te da al equipo formado, y digamos, te dejan a la merced de lo que quieren porque al final es el equipo que te dieron ellos. Tuve la ventaja que el equipo que se formó alrededor del proyecto están para responderme, no tanto para la disquera, esta distinción clara entre lo que representa el artista y lo que representa la disquera ayuda mucho a ahora de poder plantear las estrategias que uno quiere ejecutar como artista y la disquera sirve como un apoyo."

El camino de Jesse empezó desde hace muchos años, escribiendo, buscando una voz propia. El lenguaje es una estructura casi tan compleja como nuestra corteza cerebral. Y justamente las palabras que uno elige, o nos eligen, para andar nuestros pasos marcan un ritmo y hasta nuestra forma de ser. Cuando le pregunté a Jesse cuáles son las palabras que lo marcan, me respondió: "Lo que me he dado cuenta es que uso mucho la palabra "girl" como una forma de unir oraciones entre frases y se me hace curioso porque me hace sentido cuando la veo en las canciones. Es una palabra que desde "Apaga La Luz" digo mucho. Es una forma de pegamento y siento que se ha vuelto parte de cómo escribo y la gente lo ha asociado.

El otro día vi que me hicieron un meme de opción múltiple como en el show Quién Quiere Ser un Millonario en el que tienes que completar la frase que empieza con "Siempre…", y pues aparentemente "siempre" es una palabra que me gusta usar. Girl, siempre y aunque. Creo que las tres aparecen de una forma constante. Algo tendrán que ver en a forma en la que acomodo mis palabras y que no he profundizado."

Pero quizás no sea algo tan raro que sean palabras que marcan su escena artística… ¿Alguien quiere crear una teoría sobre estas palabras en los comentarios?

Lo curioso es que su "triada de efectividad en el escenario", como él la llama, está también compuesta por tres elementos: el DJ, el artista visual y él. Platicando sobre las diferencias entre un acto con banda y sin ella, me comentó: "En ocasiones el formato de banda es muy complicado, muchas veces entre más personas haya, la logística se complica; y son más ideas u opiniones dentro del grupo. Yo venía de eso y lo que quería era llegar hacer las canciones e irme sin preocuparme". Y como la inspiración necesita alimentarse de otras fuentes, hablamos de cómo artistas como Drake y Kanye también se fueron por ese formato; lo que hará para Sónar México este 5 de octubre. Ahora solo toca esperar que sí pueda llegar un poco antes para aclimatarse y no sentir que se desmaya en el escenario, como le ha pasado antes.

Y para los fans que desean verlo con una banda en vivo, no se preocupen, que para eso tiene planes de realizarlo en unos dos años, más o menos, cuando pueda tirarle al Auditorio y a Coachella, dos de sus lugares meta para presentarse. "He ido gravitando poco a poco hacia lo orgánico. "En el futuro mi música va a ir incorporando más instrumentos. Me gustaría hacer un disco así." Así que ahí lo tienen, podemos esperarlo todo menos reggaeton.

Más que un migrante, un nómada de corazón, un camaleónico artista amante del porro, recientemente del bong y de la universalidad de la música. Jesse Baez es uno de los actos en vivo que tienes que ver este 5 de octubre en Sónar México.