Encontramos el paraíso musical y definitivamente tienes que empezar a planear tu visita para el próximo año: The Paradise Music & Arts Festival

Playa, el mejor headline y ambiente inmejorable

One Shot Films

Durante los últimos años hemos estado realizando continuamente coberturas de festivales alrededor del mundo. Música internacional en grandes ciudades, actos latinos en todo el continente, festivales de jazz, música electrónica en diferentes costas, ambiente de primera en el montañoso desierto... hay de todo. Sin embargo, después de asistir al último festival del año llegamos a la conclusión de que tenemos un favorito indiscutible que reúne los paisajes más maravillosos, alta gastronomía, fusión única entre arte y tecnología y un íntimo aforo de 15 mil asistentes que lo convierten en todo un paraíso musical digno de visitar al menos una vez en la vida : The Paradise Music & Arts Festival en Cap Cana, República Dominicana.

Déjanos contarte un poco de lo que sucedió en esta última edición para que te des una idea de porqué tanto alboroto. Primero que nada cabe mencionar que el festival se lleva a cabo en viernes y sábado, lo cual de entrada es una ventaja que nos da la opción de descansar el domingo -para los menos fiesteros-, o de seguir la celebración un día más en la hermosa isla. Por otro lado, este paraíso caribeño es uno de los venues más increíbles que hemos visto, ya que a diferencia de otros eventos, el mar turquesa transparente está justo ahí, sin rejas, lonas o lo que sea que tape el acceso a la playa. Además el ambiente es lo más cool y diverso que hemos visto últimamente, pues cuenta con 3 escenarios distintos.

El primero es el Electric Paradise Stage presentado por Rumors, marca que acompaña alrededor del mundo al icónico DJ israelí Guy Gerber junto con los mejores artistas del circuito underground house y techno. El abridor y encargado de prender el ambiente fue el DJ y productor puertorriqueño Caleb Calloway, quien con su estilo único y diverso demostró porqué ha logrado posicionarse en lo más alto rápidamente. Le siguieron actos igual de impactantes como el dueto Acid Mondays y su house alucinante, el aclamado Nic Fanciulli, los melódicos beats de Jamie Jones y el protagonista de la noche Guy Gerber, quien guió la noche a su propio ritmo con inigualables progresiones.

El segundo día dio también mucho de qué hablar, con el dúo de veteranos Audiofly, las obscuras tendencias de Dubfire -ex Deep Dish- y el cerrador Marco Carola, pero no sin antes poder disfrutar un poco más de Guy Gerber.

A unos cuantos metros de distancia -los suficientes- estaba el Dance Stage, en el que mega estrellas del dance/electrónico dieron cátedra de cómo prender a una multitud entera. El primer día los nórdicos Alan Walker y Alesso dieron épicos shows, sin embargo la noche se la llevó el tres veces consecutivas ganador del conteo de DJ Mag's top 100: Martin Garrix. Su estilo único, contagiosa y positiva vibra, así como el conjunto de todos sus hits, son muestra del duro trabajo que realiza en cada uno de sus shows para ser merecedor de tantos títulos.

Y vaya sorpresa que nos llevamos al día siguiente al verlo arriba del escenario con su veterano compatriota: Tiësto. Juntos llevaron al público al éxtasis con todos los hits del momento y frescos ritmos, creando el ambiente perfecto para continuar la fiesta y dar paso al último acto del escenario, Marshmello. El DJ del momento hizo vibrar a todo el festival con su conjunto de éxitos y poderosas mezclas; lasers de colores y mensajes de amistad inundaron el set y su producción "Happier" fue una de las canciones más coreadas de la noche.

Al otro lado del venue estaba situado el Live Stage, en donde la noche del viernes el acto del polémico Anuel AA abarrotó -literalmente- el escenario y puso a cantar en unísono a miles de asistentes, dejando ver el lado más romántico del puertorriqueño. Honestamente fue una de las presentaciones que más nos soprendió, pues su empatía y carisma sobre la tarima dejaron ver porque la gente lo admira y aprecia tanto, llevándolo a convertirse en un importante exponente del trap latino.

Seguido del colombiano Maluma, quien con sus candentes baladas puso a bailar a todas las parejas; llegó Tyga y al ritmo de su último hit "Ayy Macarena" se ganó a todos los presentes.

El sábado llegó otra oleada de actos de primera, nuestro dueto canadiense consentido Bob Moses no nos defraudó y montó un show de impacto, que seguramente dejó atónito a quien no los conocía, así como nos dejaron a nosotros los ingleses de Years & Years, pues nunca los habíamos visto en vivo y su show definitivamente sirvió para que nos quedáramos con ganas de más.

Entre las promesas latinas estuvieron la argentina Cazzu, quien con su estilo emo y trap pegajoso, no se detuvo ni por un segundo, a pesar de la incesante lluvia que cayó durante su set. El original y controvertido Jon Z trajo al escenario a sus bailarines vestidos de "Dragon Ball" así como a varios amigos, y entre bromas, hip-hop, freestyle y trap se aventó a un enardecido público que lo aclamaba como a pocos. Es indiscutible que la gente conecta con los artistas que más compagina, sin importar lo demás.

Finalmente llegó el turno de uno de los artistas más aclamados del género urbano actual, el puertorriqueño Bad Bunny. Considerado por muchos como unos de los reyes del trap latino/reguetón, su vibra es contagiosa y su calidad musical excepcional. Se logró conectar con la audiencia como nadie y no se cansó de agradecer a sus fans por todo el apoyo brindado. Cantó éxito tras éxito de manera impecable y trató a cada uno de sus sencillos/colaboraciones con sumo respeto, volviéndose romántico, melancólico o vibrante de un instante a otro. Corrió, brincó y gozó por todo el stage como si no hubiera mañana.

Se vivió un momento único mientras cantaba "Amorfoda", pues miles de personas corearon el éxito junto con él erizándole la piel a todos los presentes, quienes fueron testigos de uno de los espectáculos más impactantes del año. "La Canción", "Callaíta", "Mía" y "Diles" también retumbaron en todo Cap Cana. Todo el respeto para este humilde artista que además se ha convertido en toda una figura en el continente americano, apoyando causas sociales y marcando tendencia en el mundo de la moda.

En caso de que toda esta odisea musical no te resultara suficientemente atractiva, vale la pena resaltar que el ambiente y la experiencia del festival es completamente única, pues la energía en la playa es súper positiva y relajada, sin pretensiones. Todo el staff y organización es admirable y hay de opciones para todos los gustos. Desde variada gastronomía y bebidas, que abarcan food trucks y pop-up's de famosos restaurantes, hasta instalaciones de arte únicas y un mercado con marcas eco-friendly nacionales. Tienen un sistema cashless que funciona perfectamente y le facilita la vida a cualquiera.

Por la parte del hospedaje hay para elegir, pues ofrecen paquetes en resorts cercanos con opción a all-inclusive, y si esa opción no te convence también hay hoteles y lugares para rentar más baratos en la misma zona. Y por la transportación ni te preocupes, pues hay un shuttle que te recoge y lleva al punto que más te convenga. Y si buscas vuelos con anticipación puedes encontrar increíbles precios. Sólo falta que te convenzas y comiences a planear la experiencia perfecta para el 2020. ¡Gracias a The Paradise por existir!

¿QUIERES SABER MAS SOBRE THE PARADISE MUSIC & ARTS FESTIVAL? ¡¡¡CLICK AQUÍ!!!