Empaparse de conocimiento: experiencias en la Ciudad de México

La vertical de experiencias de Airbnb ofrece categorías con fines solidarios hasta conciertos y comida.

En estas fechas decembrinas con fiestas, posadas y comida por doquier, se celebra el fin de año en compañía de familia, amistad, o solos. Un momento para recordar lo bueno e incluso los momentos no tan buenos del año. En México, la celebración se extiende a una diversa gama de actividades con el sabor y tradición de cada región y localidad. Durante este periodo de tiempo, entre el 1 de noviembre y el 8 de enero del 2018, algunos mexicanos, los que pueden reingresar a Estados Unidos, regresan a casa para visitar a sus familias. En el 2017, el Operativo Paisano Invierno reportó la visita a México de más de 5 millones de connacionales que radican en Estados Unidos y Canadá.

Para aquellos que pueden visitar México, y buscan una serie de actividades para compartir en familia, en pareja o solos, Airbnb, además de ofrecer alojamientos, también cuenta con su vertical de experiencias. Las experiencias en Airbnb son actividades diseñadas – y brindadas– por personas locales con una inspiración en dar a conocer algo más allá de la superficie de un barrio, comida, aventura o más. Las experiencias, van más allá de las típicas excursiones o clases, dado que introducen a los viajeros en el mundo personal de cada anfitrión.

"Cuando pensamos en el potencial transformativo, que puede tener Airbnb, de transformar la categoría de viajes y el bienestar en la comunidades. En el caso de México, ese bienestar se potencializa, Airbnb viene como una tecnología e innovación, pero es una herramienta de inclusión social," dice Ángel Terral, Country Manager de Airbnb en México.

Airbnb ha reportado que Los Ángeles es el mercado número uno en Estados Unidos para México. Desde noviembre del 2017 hasta noviembre del 2018, 77,000 usuarios de Airbnb viajaron a México. San Diego, California es el mercado número dos, con 55,000 usuarios que viajan a México.

"El turismo es el primer motor de crecimiento económico y que contribuye al GDP (PIB). En México el turismo representa, el 10% de contribución directa. Y hasta un 16 y 17% porciento de manera indirecta. Por encima de los ingresos del petróleo," explica Terral y añade, "típicamente el turismo sucede en pequeño lugares, y desafortunadamente los beneficios se quedan ahí. Pero ahora con esta tecnología toda esa derrama económica empieza a llegar a más personas. Y ahí es cuando Airbnb se transforma en una herramienta de emprendimiento."

Las experiencias buscan brindar una perspectiva arraigada en lo original de la ciudad y/o barrio. Para los anfitriones, la experiencia tiene un significado especial y expresa un punto de vista muy personal.

"Airbnb va más allá de cómo cambiar la manera de viajar, es el impacto positivo que se tiene en las comunidades locales," dice Ángel Terral.

"Queremos que el dinero quede en la comunidad. Y qué te sientas seguro al elegir una experiencia," dice Luis Pincay, Trips Market Manager de México y Centroamérica.

Pincay introdujo la vertical de experiencias para el mercado mexicano y centroamericano. En su faceta inicial personalmente observó, gestionó y supervisó la curaduría de las experiencias, así para brindar calidad, cumplir con componentes de la región y cubrir expectativas.

"Mientras seguimos creciendo, más personas escuchan sobre el producto. Y van subiendo sus experiencias. Yo busco donde están los espacios que faltan," comenta Pincay.

Las experiencias resaltan la responsabilidad de viajar y conocer un país, pero también contribuir de manera consciente e incluso económica; convirtiéndose así en un catalizador de apoyo para el derrame económico y al mismo tiempo conectar a más personas invitando a participantes a empaparse del mundo que los rodea. En todo México hay alrededor de 900 experiencias.

Si en estas vacaciones tienes planes de visitar la Ciudad de México, o quizá estás planeando un viaje a futuro, estas tres experiencias te brindan conocimiento cultural, apoyo a pequeño productores mexicanos, y diversión para la familia.

Experiencias para disfrutar durante tu visita a la Ciudad de México

APRENDE A COCINAR SALSAS MEXICANAS

Natalia, tu anfitriona, te citará en la Parroquia de San Gabriel Arcángel en Tacuba, en la Ciudad de México. Ahí pasarán a recorrer el mercado y te brindará conocimiento de la diversa gama de chiles mexicanos. Desde pasilla hasta habanero, Natalia te muestra sus diferencias y sabores. Ahí Natalia, compra directo de proveedores del mercado, invitando a los visitantes a conocer mercados de la ciudad y contribuir al apoyo económico local.

El recorrido termina en casa de Natalia donde te enseñará hacer salsas mexicanas y donde podrás probar tu creación con un acompañamiento de quesadillas, nopales y agua fresca. Además de mostrar técnicas mexicanas en la cocina, Natalia resalta el producto mexicano, y el acceso al producto en mercados y con agricultores mexicanos.

PINTA ARTESANÍAS MEXICANAS: ALEBRIJES

María, tu anfitriona, invita a los participantes a empaparse del mundo de los alebrijes, aprendiendo no sólo la historias detrás de estas criaturas, sino también la mano de obra mexicana que lo hace posible. María trabaja con grupos indígenas en México, y desde su tienda en San Ángel, exhibe arte y producto de manos de comunidades mexicanas.

En su mismo taller, durante la clase te comenta acerca de la diversidad cultural y las artesanías de México, así conocerás la historia y el proceso de elaboración de una de las artesanías más representativas del país: los alebrijes. Finalmente habrá un taller para decorar tu propio alebrije y lo podrás llevar a casa.

HAZ TU PROPIO CHOCOLATE CON CACAO MEXICANO Y APOYA LOS CACAOTEROS DE MÉXICO

Daniel, en La Rifa Chocolatería, te comparte conocimiento del cacao mexicano. Conocerás la historia y el proceso de esta semilla, originaria de Mesoamérica, las diversas variedades que existen, las plantaciones, los sistemas agroforestales y la importancia de la biodiversidad, así como de los procesos poscosecha que se llevan a cabo por los productores. Además de conocer la historia de la semilla, también tendrás la oportunidad de entrar al taller y crear tu propio chocolate.

Daniel es apasionado del cacao. Él y los chocolateros en La Rifa Chocolatería, son un grupo de jóvenes que buscan rescatar, apoyar y vincular con familias productoras de cacao y replicar en pequeños productores del campo. Así elevar un derrame económico dentro de los sectores de la industria del chocolate. Y al mismo tiempo preservar la biodiversidad del sureste mexicano. Durante el taller podrás degustar de bebidas de chocolate hechas con cacao mexicano.

***

Para éstas y más experiencias en Ciudad de México y todo el país visita: Airbnb Experiences