The Shape of Water, un poema de amor y miedo.

La película de Guillermo del Toro recibió 7 nominaciones para el Globo de Oro.



Marty Preciado para NYLON Español


_____

Unable to perceive the shape of you,

I find you all around me.

Your presence fills my eyes with your love. 

It humbles my heart.

For you are everywhere. 

 “El agua toma la forma de lo que sea que lo guarde en ese momento y, aunque el agua puede ser ligera, también es la fuerza más poderosa y maleable del universo. Eso también es amor, ¿no? No importa en qué forma pongamos el amor, se convierte en eso, ya sea hombre, mujer o criatura ” explican las notas de producción de Guillermo del Toro, director, escritor, productor y mente detrás The Shape of Water. 

 

Las conferencias de prensa suelen ser metódicas y robóticas, hasta ensayadas con un flujo de preguntas y respuestas, todo lo contrario en esta conversación con elenco y director de The Shape of Water. En una mesa redonda, fuimos recibiendo al elenco y director para conocer más de la construcción de este cuento amor fantástico, pero a la vez tan ligado a la realidad. Tanto el elenco, como director, desde el segundo que entraron por la puerta, mostraron una admiración, respeto y cariño por su personaje, la historia y película. Cada uno nos adentró a la película de manera detallada, quitando un velo sobre cada personaje y así observando los ángulos de su creación. “Es imposible hacer esta película sin amarla profundamente”, fue lo primero que nos comentó Guillermo del Toro al responder la primera pregunta.

The Shape of Water es un cuento fantástico, una historia con elementos arraigados en amor, miedo, perdida y renacimiento. Una historia que comparte la disparidad de mundos de La Bella y La Bestia con elementos de lucha y amor encontrados en La Criatura del Lago Negro. Un cuento de hadas ambientado en 1962 durante la Guerra Fría. En el laboratorio secreto gubernamental de alta seguridad en el que trabaja, la solitaria Elisa Esposito (Sally Hawkins) está atrapada en una vida de aislamiento. Pero todo cambiará para siempre cuando ella y su compañera de trabajo Zelda (Octavia Spencer) descubren un experimento clasificado como secreto. El elenco se cuenta con Michael Shannon, Richard Jenkins, Michael Stuhlbarg y Doug Jones.

Eliza Esposito – interpretada por Hawkins quien recibió nominación al Globo de Oro por su actuación– despierta, cocina un huevo, se masturba, pule sus zapatos y toma el camión al trabajo. Una rutina común. Guillermo Del Toro logra acentuar actividades y hábitos que construyen para la finalidad de la película: una historia de vida.

Una mitología del pasado llegando al futuro. Eliza descubre la criatura amazónica. Se enamora. Y nace una lucha.  


 


“Algunas películas requieren artesanía, algunas requieren fe, algunas de artesanía y fe, ésta es una de ésas”, dice del Toro, nominado a un Globo de Oro por Mejor Director para The Shape of Water. “Las dos fuerzas que mueven al mundo: amor y miedo”, explica del Toro.


Para la creación de la criatura, del Toro hizo inversión propia para así llegar al estudio con storyboard en mano detallado con su visión. Guillermo del Toro y sus monstruos, un mundo que nos ha ayudado a aislar la noción de horror y otredad, de invitarnos adentrarnos a conocer el yo de un monstruo y explorar la construcción de su ser. ¿Por qué le tememos a lo desconocido? ¿Por qué rechazamos lo que no conocemos? Éstas –y otras– son algunas de la preguntas al ver The Shape of Water. Nos hace desentrañar nuestra capacidad de extender y amar.

“Los monstruos son la encarnación de la imperfección. Sin arrepentimiento a su monstruosidad. Y esa es la esencia del amor es conocer y abrazar la imperfección”, comentó del Toro. Y tal como un monstruo, el filme nos invitar a entender o – mejor aún – dejar vivir. Acerca de la otredad en un plano antropológico y político, de vivir en un espacio siendo el “otro”, Del Toro nos comenta de otredad, “Estamos en un momento que encasillamos a las personas con una palabras, puede ser por migrante, raza o religión, y los hacemos invisibles. Les quitamos la voz.” Y agregó, “Hay que hablar de las inquietudes que tienes, mi inquietud que tengo es la manera que tratamos al otro, entre comillas, en que nos damos permiso para nulificar al otro…El discurso global está muy crispado, lleno de odio.”

Para la creación de los personajes, Guillermo del Toro escribe las biografías de cada uno. De esta manera, construye el ethos de cada personaje. El aislamiento de cada personaje en la historia se convierte en un mundo propio, una historia para cada personaje, como si éste tuviera su propia narrativa, vida y película. Cada personaje vive, actúa y crece dentro de la historia así como en su propia identidad.

 

Strickland (Michael Shannon), un hombre que busca servir su país bajo patriotismo y coraje, sólo es victima de la necesidad de validación. Shannon nos comentó acerca de interpretar un rol que pertenece a la totalidad del filme, “No me gusta el tipo de actuación que se enfoca en uno, donde el personaje vive de su alrededor, todo debe encajar con algo más grande.”

 

Las dimensiones de un personaje hacen que éste sea verdadero y pueda relacionarse con una audiencia. Octavia Spencer ­–nominada a mejor actriz de reparto por su interpretación de Zelda – comentó su gratitud y respeto por un personaje que le permite ser ella, sin caer en un estereotipo ni encasillar en una identidad, Spencer puede interpretar a una mujer con sus problemas, miedos y amor. “Interpretar un personaje sin caer en un estereotipo, Guillermo del Toro me permitió ser yo, tener identidad a través de mi voz,” comentó Spencer y acerca de escribir para ella misma en un futuro comentó, “Yo soy escritora y quiero escuchar mis palabras”.

Para mujeres de color, los personajes son limitados y encasillados a específicas historias y narrativas. Octavia Spencer nos comentó de la importancia de diversidad en personajes, “Yo también puedo ser villana. Es más, ¡puedo interpretar a un asesino en serie! Las mujeres de color también podemos.”

Doug Jones, afamado y respetado actor, acobija la criatura y primer rol protagónico dentro de su legado de personajes con del Toro, “Esto fue diferente, cuando Guillermo te dice, ‘serás el protagonista en una historia de amor, y además un personaje sin habla, claro es un reto pero tengo formación de mimo de mis días en la universidad, entonces tengo el entendimiento de cómo expresar sin comunicación, de aprender y saber cómo hablar de manera visual. El personaje de ella [Sally Hawkins] también mudo, y sólo tenemos visuales y el tacto para expresarnos. Y eso es lo que me encantó, el tacto no miente, las palabras pueden ser manipuladas, las palabras pueden mentir, pero no el tacto.”

 

Una película que nos deja exhalando con gusto, tras inhalar la belleza cinematográfica y narrativa multifacética. The Shape of Water es un poema, una película que desde un punto de producción culmina años de trabajo y pensamiento de Guillermo del Toro, y para el espectador un aliento de amor y esperanza en medio del miedo. En La Criatura del Lago Negro, la esperanza se entierra en las profundidades del lago, ahora del Toro rescata eso.

The Shape of Water recibió nominaciones al Globo de Oro por mejor película dramática, mejor director, mejor guion, mejor actriz de drama (Sally Hawkins), mejor actor de reparto (Richard Jenkins), mejor actriz de reparto (Octavia Spencer) y mejor banda sonora original (Alexandre Desplat).