¿Tenías La Esperanza De Que El Colegio Electoral Evitara Que Trump Llegara A La Presidencia? The Crown Te Ayuda A Entender Porqué Eso No Iba A Pasar.

The Crown: Un Drama Para Los Amantes De La Política

Imagen cortesía de Netflix

Seguramente has escuchado mucho sobre esta serie. Que si es la nueva Downtown Abbey, que si es la serie más cara que ha hecho Netflix o que si difama a la monarca de Inglaterra. En orden inverso de aparición: no podemos saber, definitivamente y nada más lejos de la realidad. Pero lo que me interesa explicarles aquí es mi respuesta a la pregunta que planteé en el título.  

Los escépticos se preguntarán: ¿Pero qué no se trata de una producción de época que retrata los problemas banales de una familia privilegiada? Seguro, pero eso no fue lo que me conquistó (y sé que no estoy sola entre mi gremio). En mi opinión, lo verdaderamente apasionante de The Crown es su manera de explicar y retratar el papel que juega la monarquía, y por ende la reina Isabel II. ¿Y que qué tiene todo esto que ver con el aterrador futuro al mando de Donald Trump

Aunque hoy en día la mayoría de nosotros, especialmente las generaciones más jóvenes, damos por sentado que la democracia es el sistema de gobierno bajo el cual queremos vivir, al hacerlo estamos meramente siendo hijos de nuestro tiempo. Desde la antigua Grecia y hasta hace mucho menos de lo que recordamos, la democracia era solamente uno entre varios sistemas de gobierno que una sociedad podía adoptar. Los griegos incluso los tenían categorizados de acuerdo a sus virtudes y defectos. Entre los principales peligros que una democracia implicaba, estaba la posibilidad de que al dejar que el pueblo eligiera a sus gobernantes se corría el riesgo de tener que aceptar decisiones poco educadas o gobernantes mal preparados para el puesto ¿les suena familiar? 

Los creadores del Colegio Electoral de Estados Unidos sabían eso. Y aunque seguramente alguno de los que apoyó la propuesta se está retorciendo de dolor en su tumba porque gracias a él Donald Trump va a ser presidente de E.U.A. a pesar de que más estadounidenses votaron por Hillary Clinton que por él, el contar con un grupo élite de personas que sirviera como filtro en caso de que el pueblo hiciera una de las suyas fue una de las razones por las que se decidió elegir así al mandatario de nuestro simpático vecino del norte. 

La monarca inglesa juega, entre otros, un papel similar en su país. De hecho, aunque suene contraintiutivo, hay estudiosos que consideran que su presencia le confiere incluso mayor legitimidad al Primer Ministro del Reino Unido y a su gobierno. Lo anterior porque la reina tiene el poder de pedirle a quien ocupe ese puesto que lo desocupe si considera que pone en riesgo a la nación. Pero al mismo tiempo, al no hacerlo le da su voto de confianza. Es decir que si la reina lo aprueba, la gente no debe tener porqué temer. Y para un país como el suyo, involucrado en varios de los más sangrientos conflictos internacionales de los últimos 100 años, el contar o no con esa certeza puede ser la diferencia entre la tranquilidad y la revolución. Ahora súmenle que el papel del Reino Unido en episodios como la Segunda Guerra Mundial básicamente definió el mundo en el que vivimos y obtendrán una verdadera joya. 

Eso sin contar que los millones que se gastó Netflix en su desarrollo se notan a distancia. Al verla frecuentemente tienes la sensación de que estás viendo una película y no una serie. Más aún por la calidad de las actuaciones. Es más, si no te interesa nada sobre el tema político y social, aún así tienes que verla sólo por John Lithgow en su papel de Winston Churchill. Quienes lo conocimos en su faceta comédica a través de series como 3rd Rock From the Sun (en donde interpretaba a un extraterrestre infantil que se emocionaba por todo en el cuerpo de un hombre mayor) o How I Met Your Mother (haciendo del papá perdido de Barney que nunca soñó tener), no podremos creer que exista tal versatilidad al verlo darle vida a este personaje eterno que ahora mete en problemas a la Reina de Inglaterra en vez de a su flota de extraterrestres. 

Y si estás pensando que a ti lo que te interesaba eran los divorcios y demás material de tabloide, te va a gustar leer que la serie sin duda lo tiene. Con la emoción adicional que le da el hecho de que sus protagonistas sean personas en su mayoría vivas y con un poco más de poder que nuestros protagonistas de telenovela. 

La mala noticia es que como los integrantes del Colegio de Electores no vieron en el Sr. Trump un peligro (afrontémoslo, la bronca es nuestra y no de ellos) que ameritara causar terror entre sus ciudadanos (es exactamente lo que Barack Obama dijo cuando aceptó la derrota), no hay nada qué hacer en ese sentido. La buena es que si creías que The Crown no era para ti pero quieres entender un poco más sobre como funciona el sistema político en el que vivimos y ver algo mientras te acabas un litro de helado cuando DT tome posesión, la serie está disponible en Netflix.