Uno De Nuestras Piezas De Arte Preferidas En Uno De Nuestros Lugares De Comida Favoritos

Deleita Varios Sentidos En Un Sólo Lugar

Uno de nuestros restaurantes favoritos, P.F. Chang's ha evolucionado sus tres pilares fundamentales: comida, cultura y experiencias, esto con el fin de dar a todos los comensales una nueva experiencia para los sentidos. Con una nueva carta, remodelaciones palpables en sus restaurantes y venues nuevos, esta experiencia se podrá vivir para finales de año en los 25 restaurantes de las 10 ciudades de México en donde se encuentra la marca. Cabe mencionar que desde que llegó al país hace 8 años, se han generado más de 2,000 empleos, y que a pesar de su expansión, ha conservado el delicioso sabor asiático que tanto lo distingue.

Uno de los spots en donde se puede vivir muy latente dicha evolución es en el P.F. Chang's de Portal San Ángel, el cual se caracteriza por ser uno de los dos restaurantes en el mundo con un mural de artista Hood. Protagonizado por una geisha, cuenta la historia de Kimisha, proveniente de una familia de bajos recursos, los cuales se vieron obligados a venderla a una okami-san (geisha anciana), pues además de necesitar el dinero, se condsidera un gran honor que sus hijas formen parte de una tradición que es transmitida de dinastía en dinastía. Comenzó su educación con Yukari como su onee-san (hermana mayor), la cual estaba encargada de su transición de maiko (aprendiz de geisha) a geishaCon el paso del tiempo, se convirtió en una de las mejores y más solicitadas geishas gracias a su gran talento, personalidad y característicos kimonos llenos de colores. Sin embargo, el esplendor de una geisha suele durar muy pocos años, ya que siempre llegan nuevas chicas mucho más jóvenes, con más vitalidad y talento. Kimisha, al ver que su carrera iba en descenso entró en una fuerte depresión, para posteriormente tomar una importante decisión: crear su propia okiya (casa en donde viven las geishas para realizar su formación). Para ocultar al mundo su tristeza, llenó su okiya de colores como sus kimonos. Y con su esfuerzo, dedicación y sabiduría, logró que su okiya se convirtiera en la más importante en Japón, convirtiéndose así en toda una leyenda. 

Cabe mencionar que no sólo la historia del mural es impactante, pues es toda una obra de arte que combina graffiti con retrato y cultura asiática, capturando a la perfección la esencia del restaurante. Sin duda se ha convertido en uno de nuestros lugares favoritos y siempre que vamos pedimos sentarnos cerca de el.

¿Nuestro platillo favorito? el "Shrimp with Candied Walnut", camarones al wok con nuez caramelizada y perlas de melón valenciano, bañados con un aderezo cremoso ligeramente dulce. Si ya conoces P.F. Chang's vale la pena darse una vuelta a este spot, y si no, es la oportunidad perfecta para deleitar varios sentidos en un sólo lugar.