Después de cuatro años de estar inactiva y de haber pasado por desordenes alimenticios y varios juicios en contra de su productor Dr. Luke, Kesha ha lanzado una nueva canción.

En 'Praying' ella habla sobre los oscuros momentos que ha vivido, pero también sobre aceptarse a sí misma para poder recuperar la confianza y seguir adelante.

Si nos tomamos 5 minutos para escuchar la canción, podemos notar que Kesha ahora tiene mucho más libertad creativa, ya no tiene un tinte pop tan marcado y forzado como en sus discos anteriores.

Este single formará parte de su nuevo álbum titulado 'Rainbow', el cual saldrá el 11 de agosto.