Hipnosis 2018: Psicodelia Entre Lodo Y Lluvia

Así se puso la segunda edición de Hipnosis.

Eduardo Lara @lalolarete

El pasado 6 de octubre se celebró la segunda edición del festival Hipnosis. Una edición sin duda caótica pero que sirvió para afirmarnos que está aquí para quedarse.

Después de un cambio de sede casi de último momento a un lugar bastante alejado de la ciudad, al restaurante Las Caballerizas ubicado en Huixquilucan (Estado de México), las dudas sobre la realización del festival comenzaron a salir. Que si alguna banda cancelaría, que cómo el público iba a poder transportarse al lugar, que si el numero de asistentes se mantendría o se disminuiría, y otro tipo de dudas justificables. 

Sin embargo, el equipo de Hipnosis se puso las pilas. Hubo transporte de ida y regreso para el público en general sin costo extra, todos los actos que estaban confirmados siguieron el programa acordado y el festival siguió como si no hubiera habido un gigantesco cambio de último momento en la organización. Sí, el número de asistentes bajó considerablemente pero se notó un sólido público dispuesto a pasársela bien; al fin y al cabo ya estaban hasta allá. 

El clima no fue el más favorable. Un día antes una lluvia había convertido al lugar boscoso en medio de una montaña en un charco de lodo gigante. Y el día del evento dos lluvias, considerablemente fuertes, nos acompañaron y la temperatura bajó suficientes grados como para hacerte temblar. Pero a pesar de todo esto, la logística del festival fue lo suficiente madura, mayor a la de otros festivales ya con "experiencia" y más masivos, como para que los únicos incidentes fueran resbalones por el lodo. La lluvia no afectó ni retrasó a ninguna banda y el público nunca estuvo en riesgo. 

El resultado de esto fue que obtuvimos uno de los festivales más íntimos de este año donde bandas de talla internacional como DIIV, Unknow Mortal Orchestra y King Gizzard And The Lizard Wizard nos dieron sets donde el público sin duda tuvo una participación absoluta. 

Pero no sólo eso, sino que también Hipnosis nos demostró ser una excelente plataforma para mostrarnos lo talento local con un gigantesco potencial (San Pedro El Cortes y Sgt. Papers) y lo mejor de actos de culto que una mayoría estaba esperando, como es el coso con OM y Stonefields


De este Hipnosis nos llevamos dos cosas: la primera es el hecho de que aprendimos cómo debe organizarse un festival de música que está listo para cualquier incoveniente inesperado y que cuida siempre a su público; y lo segundo fue que no podemos esperar al próximo año para volvernos a perder en la psicodélia, garage y stoner que lo caracteriza. 

Eduardo Lara @lalolarete