Un Día de Libertad en el Hellow Festival

Fotos: Eduardo Lara

El Hellow Festival es un festival de música divertidísimo y único en el país. Un festival que reúne una selección de talento musical tanto internacional como nacional y local, hasta diferentes artistas plásticos que venden sus creaciones al público en general.

El Hellow Festival ha sido una propuesta que año tras año se reinventa y apuesta por obtener un cartel que puedan disfrutar todos sin hacer énfasis en un solo género musical; por ejemplo, en la edición del 2016, el año pasado, el acto principal era The Flaming Lips (grupo que juega en los terrenos del Rock Psicodélico y Alternativo), pero también en el cartel podías encontrar nombres como 50 Cent (Rap y Hip Hop), o DJ Shadow (Electrónica). Y este año la variedad musical no faltó.

Mientras el acto principal, y más esperado, era Kendrick Lamar (el posible rapero más grande de nuestros tiempos), también pudimos escuchar a LCD Soundsystem: una de las bandas más influyentes para la música Rock y Dance de nuestros tiempos. O a DJ Snake, un productor y dj de EDM que puso a todos a bailar.

El festival, como es de costumbre, se celebró dentro del inmenso Parque Fundidora en Monterrey, Nuevo León. Hubo un pequeño retraso de quince o veinte minutos para abrir las puertas, y esto se debió a que Gnash canceló su participación debido a problemas con su vuelo. Y se intentó reacomodar los horarios y distribución para que todo siguiera en orden.

Al entrar al espacio del festival podías ver dos escenarios que estaban pegados: los escenarios West y East. La dinámica en estos escenarios, aparte de ser los principales, era que mientras una banda tocaba en uno, en el otro escenario se preparaba todo para el siguiente acto y así lograr que la música no parara. Pero si seguías caminando podías encontrar un pequeño mercadito de artistas y diseñadores independientes, puestos de mercancía de los artistas del cartel y mercancía original del festival. Había otros dos escenarios más: el EDM Stage y el New Latin American Sounds Stage. En el primero podías encontrar talento dedicado sólo a la música electrónica que rayaba entre el EDM (como lo dice el nombre del escenario) hasta el House y Dubstep. Y en el segundo podías encontrar talento latino emergente.

Los dos escenarios principales, West y East Stages, empezaron una hora más tarde, ya que movieron la presentación de Neon Indian una hora más tarde, para que empezara a las 4:30 pm, y así cubrir la hora de Gnash. En los otros escenarios todo seguía en orden y así fue como Dombresky fue el encargado de ser el primero en crear ruido sobre las tierras regias en el escenario EDM. Y pocos minutos después Girl Ultra salió con su Rhythm And Blues y puso a bailar al escenario New Latin American Sounds.  

La presentación de Girl Ultra estuvo llena de invitados, como miembros de la banda CLUBZ, y de baile. Girl Ultra es una chica que ha avanzado demasiado desde aquel Nrmal en marzo de este año. Ahora es una chica que demuestra cómo se adueña del escenario con sus ritmos con percusiones eléctricas y su suave voz veraniega.

En los escenarios West y East las actividades comenzaron a las 4:30 pm, como había sido prometido, con la participación de Neon India.

The Horrors fueron los que continuaron la actividad en los escenarios principales, los cuales se mostraron muy agradecidos con su público y admitieron tener una relación muy especial con los fanáticos mexicanos, y por eso estrenaron una canción nueva de su próximo disco: V. Su setlist también fue acompañado de éxitos pasado suyos como “Sea Within A Sea” o “I See You”; pero también aprovecharon para promover sus últimos dos sencillos: “Machine” y “Something To Remember Me By”.

Kinky fueron los siguientes en tomar uno de los dos escenarios principales. Su presentación incluyó canciones representativas de la banda, y del movimiento Avanzada Regia, y muchas canciones de su nuevo material discográfico: Nada Vale Más Que Tú. Y así fue como Kinky calentó al público regio para bailar con Sofi Tukker.

El dúo neoyorkino Sofi Tukker tomo escenario a las 7:30 pm e hizo saltar y bailar a sus seguidores norteños que ya llevaban tiempo esperando escucharlos en vivo. Tocaron las canciones de su breve EP Soft Animals y agradecieron la cálida bienvenida que habían recibido en la ciudad.

Para el momento que Weezer tomó el East Stage, la gente y empezaba a acomodarse en el otro escenario para obtener un buen lugar para ver y escuchar a Kendrick Lamar. Weezer dio un repertorio lleno de éxitos suyos de años anteriores y aprovecharon la oportunidad para estrenar nuevas canciones. También tocaron algunos covers a Outkast y, el más sorprendente, a Ana Gabriel con la canción “Quién Como Tú”.

El acto con más público sin duda fue Kendrick Lamar ya que reunió a casi toda la audiencia en el escenario West. Al ser su primera vez en México, Lamar se vio sorprendido de la gran respuesta del público mexicano a su música (hay que tomar en cuenta que el Rap y Hip Hop son dos géneros musicales que casi no traen ya que los promotores temen que haya una mala respuesta). Dando un set lleno de visuales que nos contaban la historia de Kung-Fu Kenny (apodo que él mismo se dio en su último larga duración: DAMN.) y de un repertorio que en su mayoría se compuso de canciones de su segundo disco: good kid, m.A.A.d City. Pero también saco temas del To Pimp a Butterfly y del DAMN.; pero el mayor momento del set fue cuando interpretó su más reciente éxito: “HUMBLE”. El cual tocó dos veces: la primera dejó que el público la rapeara a capela, y la segunda con su acompañamiento. Kendrick Lamar siempre intentó mantener una actitud entre el público de fiesta y harmonía; y nos recordó que lo más importante en estos tiempos confusos es mantenernos unidos. A pesar de ser la presentación más esperada y en la cual se creía que no habría problema alguno, el micrófono de Lamar de repente dejaba de sonar a un volumen decente en el que todos pudieran escuchar, pero de nuevo se arreglaba y la fiesta continuaba.

Después de Kendrick Lamar vino el set de dos horas de LCD Soundsystem. Esta gira que traen ya no es una gira de reunión, entonces ya varían en su setlist siendo totalmente diferente al que escuchamos en el pasado Corona Capital.  Tocaron canciones de su disco próximo a estrenarse y James Murphy, líder de la banda, pidió disculpas públicamente por la actitud de su país hacía nosotros. Pero nos recordaron a través de sintetizadores y guitarras desafinadas y distorsionadas que al final del día no importa de dónde vengamos o el idioma que hablemos, la música siempre será un lenguaje universal. DJ Snake fue después el encargado de clausurar la edición de este 2017.

El Hellow Festival ya es una plataforma definitiva para nuevas y nuevos artistas, y para que se logre traer a artistas de talla internacional. Sin embargo todavía hay cosas que mejorar. La organización es perfecta, y si hay algún problema se soluciona al instante para que todo siga. Audio y seguridad sin duda es mejor que la Lobo de la CDMX. Entonces, ¿qué hay que mejorar? Se debe de mejorar la inclusión del género femenino en el cartel del talento musical. Esta edición de veintiún actos sólo cuatro había una mujer en la banda, y de estas cuatro presentaciones, dos bandas eran liderados por mujeres (Sofi Tukker y Girl Ultra). ¿Por qué no en vez de poner a Neon Indian en el talento no se pone a alguna chica como Silver Rose o Vanessa Zamora? O en vez de Steve Aoki traer a TOKiMONSTA.

 Este problema es algo que se soluciona paulatinamente en base de lucha y de persistencia, pero creo que algún día veremos un Hellow Festival (y no sólo en el Hellow Festival, esto es un problema con la mayoría de los festivales del MUNDO) con un cartel más variado y, así, verdaderamente disfrutar de un día de libertad. 

Eduardo Lara