La La Land: Una Película De Sueños

© 2016 SUMMIT ENTERTAINMENT

En el transcurso de pocos meses Damien Chazelle, ha logrado que su quinta película dirigida y la séptima que ha escrito, junte siete Globos de Oro y catorce nominaciones al premio de la Academia, así como más reconocimientos de la industria. Es la película que todos querían ver.

Con referencias del cine a lo largo de la trama, utilizadas para evocar el sentimiento de nostalgia. En la lista se encuentran los filmes: Singin’ in The Rain (1952), Grease (1978), West Side History (1961), Boggie Nights (1997), Shall We Dance (1937), Moulin Rouge! (2001), Funny Face (1957), entre otras más que se han señalado desde su primera función.

Para Chazelle este musical, era un proyecto que tenía en mente desde hace años, en el que quería plasmar las emociones reales de lo que él llama “el material humano”. Conformado por todas aquellas personas que llegan a Los Ángeles con el deseo de cumplir un sueño, quienes enfrentan cada día los altibajos de alcanzar el éxito en la ciudad de las estrellas. Los protagonistas: Sebastian (Ryan Gosling), un pianista enamorado del jazz con el sueño de tener su propio bar y así mantener al género vivo. Se cruza en la vida de Mia (Emma Stone), una barista y actriz de Boulder City Nevada, quien por seis años ha pasado de audición en audición con el deseo de alcanzar el éxito.

No sólo las escenas fueron sacadas de referencias al cine sino, también el vestuario. Tal cual, lo muestra la escena en Griffith Park donde ambos personajes llevan zapatos de baile a doble tono, una idea de Mary Zophres, quien en base al guión, a los filmes, diferentes actrices, y a la fotografía moderna fue bosquejando cada atuendo y compartiendo cada uno con el director y el equipo de producción.