Black Panther: Una Nueva Era De Súper Héroes

¡Larga vida a Wakanda!

Black Panther es el rock and roll hecho una película. Y es que me refiero al rock and roll como un estilo, ya saben, ese que decimos cuando algo lo tiene todo: coolness, actualidad, adrenalina, etc. "¡Eso rockea!" o "¡eso es puro rock and roll!". Pero volviendo al rock and roll como género musical lo tenemos como un standard de algo superior, algo mayor que cualquier cosa, por ellos están los rockstars, esas estrellas del rock and roll que viven una vida de ensueño. Y se dice que los rockstars de hoy son los raperos; bueno, en ese sentido Black Panther también tiene en su reparto rockstars modernos.

Sin duda alguna las películas del universo de Marvel cada día se vuelven un poco más complejas para ser unas sencillas películas de súper héroes. Nos presentan personajes complejos que a la vez nos presentan dilemas complicados, y sin dejar atrás la diversión y adrenalina que debe contener toda buena película de súper héroes.

¿En qué sentido es Black Panther rock and roll? Bueno, recordemos todas las características para que algo pueda "rockear". Debe ser divertido, emocionante, actual, popular y complejo. Todo esto lo podemos ver en las dos horas y 15 minutos que dura. La diversión la vemos en la comedia que es inyectada en la película por personajes como Shuri (hermana de T´Challa, o sea Black Panther) y porque la película no cae en puntos muertos o innecesarios que la vuelvan aburrida. 

La emoción la sentimos en la gran fotografía, hecha por Rachel Morrison, que te pone al filo del asiento al poner secuencias en escenarios gigantescos que te hacen sentir pequeño. 

Lo actual está en que no dejaron atrás temas relevantes actuales como las tensiones políticas entre países y entre ciudadanos por temas raciales; pero no sólo eso, el soundtrack de la película está lleno de rockstars actuales, o sea raperos; podemos escuchar a Kendrick Lamar, Anderson .Paak, Jay Rock, pero también exponentes del R&B como SZA o The Weeknd. Lo popular no es necesario explicarlo (tan sólo chequen la cartelera de su cine favorito).

 

Y finalmente: lo complejo. Nuestro villano, N´Jadaka interpretado por Michael B. Jordan, trae la complejidad de darnos un dilema lleno de tensión racial: ¿Por qué Wakanda no ayuda a la liberación negra al rededor del mundo? Esta duda hace que sintamos empatía por el personaje que por tradición odiamos y nos hace pensar en que tal vez tenga razón; sin embargo, el final de la película propone una de las mejores soluciones posibles para estos escenarios llenos de odio.

Marvel no solo dio un gran paso es su universo ficticio que seguro complacerá a cualquier fan, sino que también dio un gran paso como un medio para darle una voz a aquellos que históricamente han sido silenciados: las minorías. Black Panther debería convertirse en un modo a seguir para las futuras películas no sólo de súper héroes, sino que para todo Hollywood.