En estas fechas, también es importante un regalo para ti. Hablemos de salud y cuidado.

La experta, Dra. Alicia Barba, te brinda una guía de cuidado.

Entre compras de regalo, trabajo de fin de año y un mar de caos, se nos olvida lo más importante: nosotros. Y en el corre, corre, enfrentamos cambios drásticos de temperatura y nuestra piel sufre bastante.  Y es que el gran cuidado personal recae en las cosas básicas y pequeñas de nuestra salud. Por ende, hablamos con la Dra. Alicia Barba, dermatóloga latina y vocera de Dove nos ofrece sus mejores consejos sobre cómo proteger la piel esta temporada.

 

Aquí unos trucos y consejos desde cómo tratar las manchas, hasta cómo lucir un bronceado de verano sin el daño de los rayos UV. Y lo más importante, ¡cuidarse a si mismo!

  

  • La hidratación es clave, y comienza en la ducha. Evita el agua muy caliente para bañarte o para lavarte el rostro, especialmente durante el invierno. Se debe usar un producto de tocador o jabón líquido suave para evitar que la piel se reseque, ya que el baño diario elimina nuestros humectantes naturales, y es esencial reponerlos. Ten en cuenta que no todos los jabones líquidos le dan a la piel el cuidado total que necesita. Busca productos que te brinden beneficios multitarea. Siempre recomiendo Dove Deep Moisture Body Wash porque tiene un enfoque doble para lograr una piel sana ya que repara y conserva la nutrición natural de la piel, dejando la piel más suave y humectada después de una ducha.

 

  • Piel que luzca radiante todo el ano es una piel envidiosa. Como dermatóloga, soy muy fanática de los productos de bronceado falso, en especial las cremas caseras o las toallitas. La manera correcta de hacerlo es realizar una exfoliación previa. Remover las células muertas de la piel permite una distribución pareja del producto. Evita aplicar demasiado producto a los costados de las axilas, en el cuello, las rodillas, los costados de los pies y de los codos para que no se vean veteadas o más oscuras. En seguida, lávate las manos para quitar el exceso de crema de las palmas y de entre los dedos para evitar mancharte. Para darte un gusto, consulta a un especialista en bronceado con aerógrafo. ¡Pueden personalizar los colores e incluso dibujarte abdominales marcados!

 

  • Trata tus manchas ahora, no después. Tenemos una predisposición a las manchas oscuras a medida que envejecemos. Hay algo en nuestra genética que no combina bien con las hormonas del embarazo o las hormonas de los métodos anticonceptivos. Las hormonas “despiertan” a las células productoras de pigmento, y estas producen la aparición de melasma. Muchas de nosotras también tenemos una predisposición genética a producir pigmento a causa de lesiones o inflamación, como cuando tenemos manchas de acné, manchas en las axilas o marcas oscuras después de una picadura de mosquito: las manchas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Por eso siempre les digo a mis pacientes que no se escarben el acné o las picaduras, y que usen protector solar todo el año para evitar empeorar las cosas. Para las que tienen manchas oscuras en las axilas, utilice un desodorante como Dove Dry Spray Care Clear Tone, sus ingredientes como caléndula y aceite de semilla de girasol, ayuda a hidratar piel sensible para que la piel recupere su tono natural, y aún aporta protección contra el mal olor por 48 horas. Si prefieres uno en forma de barra, el Dove Advanced Care Clear Tone es una maravilla.

 

  • Por fin – No abuses del órgano más grande y más visible de tu cuerpo. Hay maneras de disimular la forma en que abusas de tu corazón, tus pulmones y tu hígado por alimentarte mejor y dejar de fumar, pero no podrás disimular el abuso de tu piel. ¡A la larga se notará! No fumes, no te escarbes la piel, no la expongas al sol sin protección. Lo que le hagas en tu juventud tendrá gran impacto en su aspecto cuando tengas 30, 40, 50, 60 años y a largo plazo.