Para cambios de clima, cuidemos nuestra piel con un hydrafacial.

Fuimos a un spa hydrafacial para aprender más de este procedimiento


Después de trabajo y cantidad de producción, el cansancio se nota en la piel. Más allá de lo exterior, un cansancio interno; así como el brillo. Es lo que muchos lo llamamos como la cara de cansancio. Pero qué se puede hacer para ayudar en estos casos, cuando la piel también nos pide un poco de ayuda. Para dar un cambio a mi rutina de belleza, intenté un hydrafacial con la Dra. Ixchel Briseño en su spa. Más que un lugar para relajarse, es una invitación a tomarnos un tiempo para nosotros mismos.

 

Desde el momento que entras el spa, la Dra. Briseño te recibe con un espacio de tranquilidad, un oasis en lo errático de una ciudad. Al visitar un spa, es necesario saber el procedimiento por el que una se someterá, también abre una relación con el doctor pero brinda más información de lo que sucederá. Ese punto es muy importante, pues en muchos casos uno sale de un spa sin saber qué producto se utilizó ni los nombres del procedimiento. Es válido y necesario preguntar. Y en el caso de la Dra. Briseño es un paso natural en su procedimiento. Al llegar, recibí toda la información y educación sobre mi facial, así como los beneficios de éste. 

Ya en el cuarto, las herramientas y personal se encuentran limpios. La Dra. Briseño te va explicando cada aplicación así como producto. Se preocupa por lo que sientes, ya que te va preguntando si sientes ardor o picazón y también te explica que puede ser normal algunas veces. Escribir de belleza es un tema muy sensible, pues las recomendaciones no se hacen tan fácil ni al aire, está en juego la salud de un paciente así como cualquier consecuencia. Y en mi experiencia, recomiendo con base a mi experiencia en este tratamiento. Una vez que empezó el facial, también mi cuarto tenía aromaterapia para así agregar al factor de relajación. 

Cada rostro es diferente y el hydrafacial fue personalizado, me aplicó productos adecuados para las necesidades de mi piel. En mi caso, una mascarilla de calabaza.

 

Al finalizar el facial la Dra. Briseño te muestra, si así lo deseas, lo que se extrajo de impurezas en tu cara, esto para que tomemos consciencia de cuidarnos la piel continuamente.

Pasamos al consultorio de la doctora donde me realizó unas recomendaciones sobre los productos que puedo utilizar para cuidarme la piel. Me encantó porque no se enfoco en venderme producto, mas bien en mis necesidades y me aconsejó productos que puedo adquirir fácilmente y me platicó sus experiencias con diferentes marcas.

El detox de la piel es una necesidad, pues se congestiona el cansancio, estrés así como impurezas. Al realizar este facial, tuve muy claro que cada piel es diferente, y lo importante es atender nuestra salud y cuidado. El hydrafacial nos permite darle vida y cuidado a la piel, pero también recae en nosotros seguimos consejos tal como tomar agua y siempre escuchar lo que la piel nos esté diciendo.