Entrevista: Adrián García Bogliano, director de Scherzo Diabolico

Tras realizar Late Phases (2014), su largometraje debut en la lengua inglesa, el director español/argentino Adrían García Bogliano decidió regresar a México para filmar nuevamente junto al actor Francisco Barreiro, quien había sido participe en Ahí Va el Diablo (2012), aquella pequeña producción que Bogliano filmó en Tijuana y que lo llevó a tener un mayor reconocimiento internacional. “A mi Late Phases me encantó, fue una buena experiencia, pero el hecho de trabajar con un guión que no era mío fue muy demandante y raro. Entonces tenía muchas ganas de hacer algo personal. Siempre me la he llevado tranquilo, no me desespera el hecho de volver a hacer una película pequeña en mi barrio”, reveló Bogliano refiriéndose a Scherzo Diabolico (2015), su más reciente obra que tendrá su estreno mexicano durante el Mórbido Film Fest.

 

 En Scherzo Diabolico, Barreiro interpreta a un hombre de mediana edad cuyo trabajo debería ser mejor recompensado de lo que es. A la espera de un aumento salarial que le serviría para componer su matrimonio, este hombre sacará su lado más retorcido, convirtiéndose pronto en la peor pesadilla de una jovencita (interpretada por Daniela Soto) a quien victimiza y secuestra. Para Bogliano, “siempre es importante tener una cercanía con las películas, aunque sean de horror demencial. Scherzo Diabolico tiene mucho que ver con la gente de mi edad, que sienten que es ahora o nunca para triunfar. Entre los 30 y 40 años es un frenesí, para el hombre sobre todo, donde existe desesperación por triunfar de cualquier manera; por este impulso la personas toman decisiones que pueden ser equivocadas.”

 De ahí surge el horror de Scherzo Diabolico, con su protagonista convirtiéndose en un icónico psicópata enmascarado, aunque Bogliano evitó a toda costa crear un antagonista unidimensional. “Me gusta que haya un cierto nivel de entendimiento del villano, sea quien sea. El personaje de Paco (Barreiro) te puede causar empatía, hay hombres y mujeres que me dicen que lo entienden, que no hay un grado de maldad consciente ya que él lo hace para lograr normalidad y éxito. Esto es peligroso porque no es lo más correcto, pero el cine tiene que hacer preguntas incomodas.”

 

Keep reading... Show less